“Porqué empeñarnos en recordar” A 81 años de “La Desbandá”

“Porqué empeñarnos en recordar” A 81 años de “La Desbandá”

A 81 años de uno de los episodios más terribles, a la vez que menos conocidos de nuestra historia, el genocidio de la carretera Málaga-Almería, -conocido como “La Desbandá”-, nos empeñamos en recordar.

Tras la entrada de las tropas golpista sublevadas contra el gobierno legítimo de la República, más de 150.000 personas huyeron de nuestra ciudad buscando refugio por el único camino posible por donde huir, por la única vía de escape: la carretera Málaga-Almería.

Durante más de 5 días en desbandada, cientos de miles de malagueños y malagueñas expulsados de su tierra por el horror, fueron bombardeados y ametrallados sin tregua por tierra, mar y aire, dejando más de 5000 muertos y miles de víctimas del ataque franquista, con el apoyo de la armada fascista Italiana y los nazis Alemanes.

Gracias a la famosa pintura de nuestro malagueño más universal, Picasso, otros crímenes de guerra como el bombardeo de Guernica permanecerán siempre en nuestra memoria colectiva. La desbanda sin embargo, es apenas recordada por los testimonios vivos de las personas que sobrevivieron, sus familiares y por el tesón de las distintas asociaciones memorialistas, organizaciones políticas y sindicales, que no cejan en su empeño por recordar.

Nos empeñamos en recordar: “Porque en el filo plateado de la luna / hay historias todavía sin contarse / y huesos que están esperando amanecer / de las mazmorras terribles de la noche”, como expresa el poeta malagueño Paco Doblas en su poema “Porque empeñarnos en recordar” de su libro “El Guernica Andaluz”.

Nos empeñamos en recordar, para que nuestra memoria no quede arrojada a las cunetas de la historia. Recordar, por una cuestión de dignidad y Justicia con las cientos de miles de víctimas, mujeres, niñas, ancianos -en su mayoría malagueños y malagueñas- civiles indefensos, sin más armas que una mula cargada o un atillo, frente a la sin razón fratricida.

Por todos y todas las que no han aflojado en su empeño por recordar y gracias a ellas hoy tenemos memoria; por mi abuela “mama Lola” que huyó del horror fascistas por esa carretera; por las que hoy se empeñan en mantener viva nuestra memoria colectiva frente a quienes con malas artes la pretenden silenciar; valga este pequeño homenaje y gratitud. Porque fueron somos.

Juanjo Espinosa.